Cómo ahumar alimentos en tu barbacoa.

Si quieres ser un maestro de la parrilla deberías saber ahumar alimentos con maderas aromáticas. ¿No conoces esta técnica? No te preocupes, ahumar sobre una parrilla de cocción es muy fácil. ¡En Expochimeneas te enseñamos!

Tienes que empezar por cubrir con briquetas un tercio de la chimenea de encendido. Una vez que las briquetas han prendido bien, colócalas a un lado de la parrilla para que las brasas se mantengan amontonadas y ardan más despacio.

Coloca enfrente una bandeja desechable de aluminio, que podrás encontrar en nuestra tienda, y vierte dentro dos o tres tazas de agua con precaución. El agua es muy importante, porque ayuda a mantener baja la temperatura y permite conservar el jugo de los alimentos, que a veces van a cocerse durante horas.

Debes calcular de 30 minutos a 1 hora para que la temperatura de las brasas baje lo suficiente y que el agua esté caliente. Deposita entonces, sobre las brasas, virutas de madera para ahumar previamente humedecidas. Coloca a continuación los productos que vas a ahumar sobre la parrilla de cocción, por encima de la bandeja llena de agua y cierra la tapa. Añade cada hora aproximadamente más brasas para mantener una temperatura constante.

Hay muchos tipos de maderas para ahumar. Haya, frutales, hickory (nogal blanco americano) o mezquite, de un gran aroma. Cuidado con no poner demasiada ni dejarla demasiado tiempo cualquier tipo de madera.

Un error muy común, propio de los principiantes, es añadir madera sin parar durante las horas que dura la cocción. El olor del ahumado mata el sabor de los alimentos. Recomendamos que las primeras veces que vayas a ahumar comida pongas unos puñaditos de madera aromática y dejarlo estar. La próxima vez, añade uno o dos puñados suplementarios, en caso de que quieras un sabor más ahumado.

¿Qué tipo de madera se adapta mejor a cada carne?

El mezquite marida muy bien con el buey y el cordero. El hickory se adapta mejor a aquellos productos con un sabor más suave, como el pollo o el cerdo. Aún así, hay personas que prefieren un tipo en concreto de madera y lo usan para todos los productos. Esto no supone ningún problema, ya que la diferencia entre las diferentes maderas es muy sutil. Sin embargo, no hay que emplear en ningún caso maderas resinosas como las coníferas o de chopo pues producen en la cocción un humo acre y a veces tóxico. Tampoco emplees maderas tratadas, ya sea con productos químicos o fitosanitarios.

Para que la técnica del ahumado te resulte más cómoda Weber dispone de una gama de ahumadores de agua. Este tipo de aparatos permiten ahumar carne durante horas a temperaturas inferiores a 150° C. Los modelos de Weber recuerdan a un grueso obús divididos en tres secciones. La parte inferior se reserva al carbón. Para conseguir un intenso sabor ahumado hay que añadir directamente sobre las brasas y desde el principio de la cocción las virutas de madera aromática, pues los alimentos crudos absorben mucho mejor los aromas.

Vierte el agua en el depósito fijado a media altura, cuya función es mantener baja la temperatura y recoger las grasas fundidas para que no caigan sobre las brasas. A continuación, deposita los alimentos que vas a ahumar sobre una o dos rejillas, ubicadas en la parte superior del ahumador.

Los ahumadores de Weber cuentan con una válvula de ventilación, tanto en la parte superior como en la base. Se aconseja dejar abiertos de par en par los de arriba para que el humo escape. Los que están en la base sirven para regular la temperatura. Cuanto más cerrados estén, más baja será la temperatura.

Con el hogar situado en la base del ahumador cubierto de brasas y el depósito lleno de agua, la temperatura debería estar entre los 130 y los 150° C durante 4 a 6 horas. Este tiempo es ideal para ahumar carnes como costillas de cerdo, pavo o gruesas costillas de buey.

Cuando apenas salga humo por la válvula superior de ventilación, añade a las brasas uno o dos puñados de virutas de madera aromática. Si quieres que la cocción dure más de 6 horas necesitarás añadir más brasas de forma regular, dependiendo de la velocidad a la que se consuma el carbón.

Para cocciones de larga duración deberás rellenar de vez en cuando el depósito con agua caliente, evitando levantar la tapa en la medida de lo posible para mantener una temperatura constante.

¡Así de sencillo es ahumar alimentos con las barbacoas y ahumadores Weber! ¿Qué tipo de alimentos prefieres ahumar? ¿Cuál es tu madera aromática favorita? ¡En Expochimeneas queremos que nos lo cuentes!