La Barbacoa, mucho más que asar carne

A todos nos encanta disfrutar de una buena barbacoa tanto en verano, como en cualquier otra época del año, es la excusa perfecta para juntarse con los amigos y disfrutar el buen tiempo. Organizar una barbacoa asegura momentos de diversión tanto para los mayores como para los pequeños, que juegan encantados alrededor de los preparativos.

Y es que todo el mundo disfruta haciendo una barbacoa. Por un lado, tanto disfrutando del ambiente de la naturaleza, como del jardín o pequeño patio de tu casa. Manejar el fuego y esos aromas tan especiales que adquieren los alimentos cocinados sobre las brasas hacen que esta actividad se convierta en una de las favoritas para practicar tanto en verano como en cualquier otra estación. Además, se pueden hacer a cualquier hora del día, no importa si es a mediodía o por la noche. De este modo, la barbacoa es uno de los actos sociales más habituales en el fin de semana, en vacaciones. Para la estación del verano, tiene su propia canción del verano, ¿recuerdas el tema de George Dann?

Más allá de su poder de convocatoria y socializador, en este post nos vamos a centrar en la amplia variedad de opciones culinarias que se pueden llevar a cabo sobre la parrilla más allá de las archiconocidas carnívoras. En este sentido, cabe mencionar que cuando piensas en una barbacoa es muy habitual que venga a la cabeza la típica imagen del choricito y la panceta dorándose. No es cuestión de que haya que desterrar a estos alimentos si quieres disfrutar de las virtudes y sabores del carbón, sino de que abras tus horizontes culinarios para descubrir otros alimentos que también se pueden cocinar al fuego. Así, podemos preparar, además de las carnes, todo tipo de verduras, pescados e incluso postres.

Más allá de la carne hay cientos de exquisitos ingredientes para una impresionante, deliciosa y colorida barbacoa: pimientos, berenjenas, patatas, mazorcas de maíz, brochetas, hamburguesas y salchichas vegetales. Unas verduras a la barbacoa son una auténtica delicia, puedes hacer brochetas mezclando champiñones, calabacín, zanahoria y cebollas pequeñas. Otra opción es asar la verdura en rodajas y colocar sobre ella un poco de mozzarella, le dará un toque sabroso y especial. Además, estas verduras se prestan y combinan con multitud de aliños como pueden ser una salsa romesco, una salsa de yogur o un ali oli tradicional, o simplemente puedes darle un toque usando aceites aromatizados.

Otra opción muy sabrosa y muy sencilla de preparar es la patata asada, envolviéndola en papel de aluminio. Solamente hay que hacerle una serie de cortes finos en láminas y untarlas con ajo y aceite de oliva antes de envolverlas. Debemos tenerlas al fuego una hora y darle vueltas de vez en cuando.

Y como no, el pescado y marisco a la barbacoa. Estos productos a la parrilla cogen unos aromas muy especiales, imposibles de conseguir con otros métodos de cocción. Recomendamos que pruebes con rape, rodaballo, salmón, langostinos, navajas y no tengas miedo de hacer que estos manjares pasen a ser los platos fuertes, sorprenderás y repetirás seguro. Es una opción inmejorable si no queremos hacer una barbacoa muy calórica.

Asimismo, podemos aprovechar el fuego de la hoguera para preparar el postre. La piña, la manzana y el albaricoque quedan deliciosos a la brasa, pero si lo que buscas es un postre original, puedes preparar unos plátanos asados y decorarlos con chocolate fundido y un chorrito de ron.

A través de estas líneas esperamos haber derrumbado la idea de convertir en sinónimos a los conceptos barbacoa y carne. Como hemos podido comprobar, el abanico de opciones es muy amplio y rico tanto en sabores como en vitaminas. Ya no hay excusa para nadie, ¡bienvenidos sean todos a las barbacoas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.